Las nevadas, que ponen en riesgo extremo a Cantabria y Asturias, afectarán a más de 20 provincias