El ayuntamiento de Barcelona paraliza el derribo de Can Vies