La violencia contra los menores creció en España un 13% en 2012