Decenas de cadáveres se acumulan en la Facultad de Medicina de la Complutense