El CERN busca nuevas armas para combatir el cáncer