Un campeón olímpico usa su jabalina para sacar un diente de leche a su hija