Bretón le contó a la policía que estuvo en un prostíbulo