Beber mucha agua y hacer estiramientos, claves para evitar lesiones en las procesiones