Un niño se juega la vida paseando por el alféizar de una ventana de un octavo piso