En Barcelona se roba un móvil cada 15 minutos