Barcelona desaparece tras una densa capa de niebla