Barcelona 92, los Juegos Olímpicos 25 años después