Asunta tomó una dosis 17 veces superior a lo normal de ansiolíticos