Golpes en las paredes de la casa del "asesino de la iglesia"