Arran vuelve a atacar el turismo en Barcelona y pincha las ruedas de bicicletas de alquiler