“Papá, no me mates por favor”