El pederasta de Ciudad Lineal escucha el relato de sus víctimas entre bostezos