Seguir una dieta ecológica no hace desaparecer los pesticidas del organismo