Las nevadas dejan paso a las lluvias