Unos miuras de récord en el último encierro