Detención imposible: no consiguen atrapar al agresor y le dejan ir