Las mujeres jóvenes son económicamente más independientes que los hombres