Milán, destrozada tras los enfrentamientos contra la Expo