El sueño de los inmigrantes, el negocio de las mafias