Y ahora, echamos de menos a “nuestros hijos de puta”