Seis décadas de vida, convertidas en escombros