Cannes y Gaza: alfombra rica, alfombra pobre