La sugerencia del segundo hombre más rico del mundo, Carlos Slim