Por qué la trama del 3 % es “caza mayor”