El metro de Barcelona, paralizado