Un grupo de manifestantes lanza huevos y zapatos contra Blair en Dublín