La lotería que nunca llegamos a cobrar