Las reducidas posibilidades de ganar el Gordo no reduce la ilusión