Los laboristas renuncian aliarse con los liberales y se allana el terreno entre Clegg y Cameron