Rafael Hernando, el mono Amedio, el tacticismo y el soldado Sánchez