La 'jaula de la muerte', una experiencia no apta para cardíacos