El Captagón, la droga de los terroristas yihadistas