Unos 30.000 extranjeros se han unido a grupos yihadistas en Irak y Siria