El entrañable encuentro de Obama y el príncipe George en el Palacio de Kensington