La crisis histérica de un político japonés acusado de desviar dinero público