El acuerdo entre Kiev y Moscú enciende las protestas de los proeuropeos