El tren que descarriló en Seattle dejando tres muertos iba a 130 km/h en un tramo de 50