El detenido en Bruselas llevaba un falso cinturón de explosivos