El primer ministro de Nepal advierte de que podría haber más de 10.000 muertos