Los taiwaneses, locos por el papel higiénico