Uno de los sospechosos de los atentados de Boston estuvo tres años vigilado por el FBI