Los separatistas prorrusos entregan las cajas negras del avión derribado