Los seguidores de Morsi protestan contra el golpe de estado