El Rey, convencido de que las reformas "no tardarán en dar fruto"