El frío del invierno y el cierre de fronteras dificultan la situación de los refugiados